A Dios rogando y con el mazo dando: Vuelta, mujer, que bailamos; Dale, Juana, al banastillo, y otra te pego, Matías. O trailo, trailo, verás como bailo...

1814